miércoles, 29 de septiembre de 2010

MONUMENTOS ANTIGUOS DE GUATEMALA



Estas son fotografías de los monumentos capitalinos quizás más representativos y que, sin duda, todos hemos grabado en nuestras pupilas para siempre.










MONUMENTO A LA RAZA 



Este monumento es una obra plástica guatemalteca en forma de templete neoclásico realizado por el arquitecto Rafael Pérez de León en 1943. Está compuesto por veintidós (22) columnas que representan a cada uno de los departamentos de Guatemala, así como por una fuente, la cual fue agregada más tarde, jardineras a sus lados oriente y poniente y en la base de las columnas orientadas al norte se lee la inscripción escrita en castellano y en un idioma maya:

“Etal Guague Cuxlataj Rech Chiquzhuach Huinac E Ral Uleu Sach Elesac Chupam Rumal Chomabal Ajaup Ki Kat Tzij No. 1995”

“Este monumento perpetúa la gratitud de la raza indígena liberada por el decreto legislativo número 1995”



Está situado en el Boulevard Liberación y que antiguamente fuera bautizado por el presidente José María Reina Barrios con el nombre de “Boulevard Justo Rufino Barrios” en el límite de las actuales zonas 9 y 13 de la ciudad de Guatemala.



Cabe resaltarse que es el único monumento erigido en la ciudad capital que ha sido costeado por los indígenas mayas como homenaje a la emisión del Decreto Legislativo Número 1995 de fecha 7 de mayo de 1934 (este decreto dio lugar a la creación de la Ley contra la vagancia, que compelió a todos los individuos que cultivaban menos de dos acres de tierra a trabajar entre 100 y 150 días por año. 

El Estado posteriormente puso a los trabajadores en manos de los terratenientes, incrementando su control en el área rural). 



Decreto que fue derogado por el número 75 de fecha 10 de marzo de 1945 emitido por la Junta Revolucionaria de Gobierno relativo a la Ley de Contratación de Trabajo Agrícola; por su vez, éste fue ratificado por el número 102 de fecha 9 de mayo de 1945. 

Todos, relacionados con las condiciones de trabajo y laborales entre jornaleros o colonos y patronos. Para su edificación, cada indígena maya del país aportó un centavo de quetzal y se formó un Comité Proconstrucción del Monumento en 1942 integrado por: Julián Sutuj, Teléforo Camey C., Domingo Ávila M., José Gregorio Bajxac, Nicolás Velásquez, Coronado Chitay E., Pedro Ambrosio, Jerónimo Tun, Eulalio Sutuj, Andrés López G., Doroteo Álvarez y Domingo Calam B.






MONUMENTOS EN LA AVENIDA LA REFORMA


El Boulevar 30 de Junio fue  lo que hoy se conoce como Avenida La Reforma,  gracias a José María Reyna Barrios, quien al visitar durante su mandato a Francia se enamoró de los Campos Elíseos de París.   


Ya en Guatemala, mandó a construir un paseo lleno de arboles y jardines para que le diera a la ciudad  elegancia y una bella vista. 


En la Avenida Reforma el 30 de junio de 1892 se colocaron en lo que en ese entonces era un porque unas obras que se compraron en el extranjero y que todavia persisten como los toros,




La Avenida Reforma debe su nombre a la conmemoración de Justo Rufino Barrios, conocido como “EL REFORMADOR” .








FUENTE DE NEPTUNO 

La Fuente de Neptuno fue construida en el año de 1909, durante el Gobierno de Manuel Estrrada Cabrera, por el argentino Luis Augusto Fontaine.  El cual conmemoró al dios romano  Poseidón,   “Rey de las Aguas”. 



Formó parte de las cuatro fuentes que decoraban el Boulevard 30 de Junio y específicamente en lo que se le llamó Plaza Reyna Barrios, justo enfrente del Asilo Joaquina.



Esta fuente fue utilizada como un sistema hidráulico para abastecer al asilo Estrada Cabrera, el asilo de Maternidad Joaquina y a la Escuela Industrial de Agua.



La fuente Neptuno fue destruida parcialmente con los terremotos de 1917-1918, posteriormente le fueron retiradas algunas partes para luego ir quedando únicamente la pila, que fue totalmente olvidada y con los años desaparecio.










MONUMENTO A LOS PROCERES


Fue inaugurado por el presidente Jorge Ubico Castañeda el 19 de julio de 1935, en homenaje a los festejos por el centenario de nacimiento de Justo Rufino Barrios. La construcción del obelisco estuvo a cargo del ingeniero Rafael Pérez de León, mismo personaje que ejecutaría la construcción del Palacio Nacional, en la zona 1. El escudo de armas colocado en la parte superior es obra del escultor Rodolfo Galeotti Torres.



Durante el gobierno del presidente Juan José Arévalo, se instaló un “Altar a la Patria” en donde arde la llama eterna de la libertad en un pebetero de cobre gallonado, que se apoya sobre un pedestal de filigrana, modelado en hierro de forja; asimismo, se colocó una placa de bronce con lauras de mármol blanco en la que se lee:



Guatemalteco:

esta llama simboliza

 nuestra suprema
aspiración de libertad y de justicia.

Venérala. Respétala.
No permitasque se extinga nunca









Esta acción en el marco de la realización de los Juegos Olímpicos Centroamericanos en 1950. Arriba del pebetero se colocó, fundida en bronce, el texto original del Acta de la Independencia.



 Posteriormente, en 1985, fue colocada una copia de la Constitución Política de la República en un sitial de honor. Más tarde, en 1996, la plaza fue objeto de remodelación colocándose cuatro pérgolas a los lados, sobre granito fileteado en bronce el escudo de la Municipalidad de Guatemala y se modelaron mosaicos con ladrillos grabados con el nombre de las personas y empresas que brindaron su patrocinio.


Como reseña histórica, vale la pena resaltar que en este mismo sitio, el cual fuera seleccionado para colocar nuevamente la Fuente de Carlos III en 1893, fue construido en su lugar un edificio estilo Renacimiento Italiano que fue conocido como el Palacio de La Reforma, inaugurado el 1 de enero de 1897, el cual sirvió de museo y de lugar de esparcimiento y recreación. Lamentablemente fue destruido por los terremotos de 1917-18. 


Asimismo, sobre el lado norte de este edificio, un año antes, se colocó el Monumento a Justo Rufino Barrios, y que actualmente se encuentra en la Plaza Barrios, 18 calle y 9ª avenida de la zona 1.







MONUMENTO AL EJERCITO

El monumento nacional conocido como Monumento del “Ejército a los comerciantes o de la Estrella” localizado en el entronque de las zonas 4, 5, 9 y 10, frente al edificio de la Cámara de Industria, del Jardín Botánico, el Liceo Guatemala y la Iglesia Yurrita, fue mandado a hacer por el Presidente Estrada Cabrera como una forma de perpetuar la memoria de los sucesos que influyeron de manera importante en el devenir de la Nación.




En ese sentido, el acontecimiento que merecía tan alto honor a principios del siglo XIX fue la terminación del Ferrocarril del Norte de Guatemala en enero de 1908.



Por tal razón, se emitió el Decreto número 678, de fecha 1º de enero de 1908 a través del cual se describieron las razones para su elaboración y se firmó un contrato de construcción con el señor Giocondo Granai, según consta en el Libro de recopilación de leyes del periódico “El Guatemalteco” del año 1908.




Aunque el autor de este monumento, fue el escultor italiano Francisco Durini, el verdadero autor del proyecto fue Luis Fontaine.


El basamento octogonal descansa sobre una escalinata de 6 gradas, en la parte inferior se puede observar plafones de bronce: en el primero se puede observar la fachada del Palacio de la Reforma, el siguiente es el escudo de los Estados Unidos de Centro América, aparecen las 5 banderas, los cinco volcanes que simbolizan cada república, el sol y sus grandes rayos representando la verdad, un pergamino con la inscripción “la unión hace la fuerza” frase intemporal, también aparece una corona de laurel simbolizando la victoria.

 El siguiente plafón aparece una mujer alada que lleva en su mano derecha una antorcha, que igual es interpretada como una doctrina, en este caso, la militar. 

El fondo es un paisaje tropical, puede hacer referencia al país, el sol irradiando su luz como representación de la verdad y el tiempo que se está viviendo.

 Aparece la inscripción “paz, instrucción y progreso” también refiriéndose a la época liberal. 

Otro plafón es una estampa a “Puerto Barrios”, “Puerto de San José” “El templo de Minerva” y “el Palacio de la Reforma”.

Las esculturas de las musas mitológicas representan la que lleva la antorcha la doctrina militar de esta época, la devoción, la guerra o la lucha de los militares por defender sus ideales, la siguiente tiene un pabellón, se encuentran en actitud guiadora  y de exaltación. 

También aparece el busto de Manuel Estrada Cabrera y un personaje arrodillado al pie de una de las musas, éste sostiene en sus manos un rifle, símbolo de la fuerza militar del aquél entonces. Una especie de obelisco al estilo egipcio, es rematada con una estrella.


El primer monumento que se encuentra al inicio del Boulevard 30 de Junio de norte a sur es el que dedicó el Ejército a conmemorar la terminación, en 1908, del ferrocarril al Norte.

 Sobre una base de granito verde se alza severa columna triangular de pórfido rosado y en el remate una estrella dorada igual en la forma a la que portan en sus trajes los Generales del Ejército. 

Las gradas y la banqueta son de basalto morado, teniendo los cimientos cinco metros de profundidad, y todo el monumento, desde la superficie de la tierra hacia arriba, trece metros. 

Alrededor de la columna se destaca, viendo al sur, una estatua en bronce que representa a la patria coronando a un apuesto soldado; luego y formando un triángulo con la estatua, aparecen otros dos, representando: una, la Justicia y la otra: la Libertad. 

El conjunto del monumento es agradable. Está hecho –en la parte de piedra– con materiales sacados en los alrededores de la capital, y en los trabajos es digno de consignarse que sólo se emplearon brazos de obreros del país. 

Así consta en expresiva leyenda en la base del monumento. Todo está protegido por artistas baranda de hierro, y lo adornan además, ocho antiguos cañones sembrados en la tierra”.






MONUMENTO A LA MADRE ZONA 10

La estatua del monumento a la Madre fue entregada el 3 de mayo de 1966 por su creador, el escultor español José Nicolás, al comité pro-reconstrucción del mismo, en un sencillo acto, en el que el señor Jorge Estrada Orantes leyó el acta, por medio de la cual se hizo constar la forma en que se nombró al artista José Nicolás para que concibiera el boceto, la aceptación del trabajo y, a la vez, el ofrecimiento del autor de obsequiarla al país como una muestra de simpatía y amor al pueblo y a la madre guatemalteca, así como su trabajo de vaciado y demás pormenores hasta la completa terminación de la obra.


El comité pro-reconstrucción del monumento a la Madre estuvo integrado por Anabella Sáenz Palencia (Presidenta), Alberto Velásquez,  Jorge Estrada Orantes, Juan José Orozco Posadas, Alma Haydée Paredes, Mirna Celeste Sánchez, Óscar Benítez, así como otros miembros entre quienes figuraban intelectuales, escritores y periodistas.






Sobre una planta de forma elíptica se levanta el paramento de líneas curvas. Una ventana abierta en el fondo permite que la imagen se siluetee contra el cielo abierto, que le sirve de fondo., este vacío ilumina desde atrás la alargada figura materna, que denota en su estilo rasgos manieristas. La señora que apoya el peso de su cuerpo sobre la pierna derecha luce un vestido de pliegues mesurados. Con gesto atento y cariñoso observa al niño que está desnudo y se aferra al escote del vestido. Sostiene a su pequeño hijo con el brazo izquierdo, mientras que con su mano derecha, se apresta a ofrecerle el pecho. Miles de piedrecitas aplicadas una a una forman la decoración del enlucido en el muro del monumento



La realización del monumento se hizo con fondos de la municipalidad y fue inaugurado oficialmente el 23 de mayo de ese mismo año en presencia de autoridades municipales y vecinos de la ciudad de Guatemala. Asimismo, se contó con la representación de la Madre del Año señora María Natalia A. Meneses. También, cabe resaltar que José Nicolás fue el escultor que construyó el retablo del altar mayor de la iglesia de San Francisco, trabajo que duró cuatro años y medio, pero que a satisfacción del constructor llegó a ser admirado por nacionales y extranjeros.





MONUMENTO A LA MADRE ZONA 7

 Situado en la zona 7 Colonia Quinta Samayoa



PLAZA CONFUCIO


La Plaza Confucio fue inaugurada el 27 de enero de 1983 a través de una ceremonia solemne presidida por el señor Alcalde Ingeniero José Ángel Lee Duarte y el embajador de la República de China en Guatemala, doctor I-Cheng Loh. Asimismo, se destaca que entre los asistentes a dicho acto estuvieron presentes integrantes de la comunidad China en Guatemala, miembros del cuerpo diplomático, representantes de gobierno y vecinos.

El ofrecimiento del acto estuvo a cargo del embajador doctor I-Cheng Loh, quien indicó que ese día era muy especial porque representaba la culminación de un proyecto que se había iniciado hacía 19 meses, y que para la colonia china residente en Guatemala durante más de cien años, es la primera vez que ellos pueden complacerse de una contribución como esta plaza, que es un símbolo de tradición cultural china.

La obra monumental fue donada por la Municipalidad de Taipei a la ciudad de Guatemala, y contiene en su seno una estatua del filósofo chino Confucio que mide 2.7 metros de alto y descansa sobre una base de 10 metros de diámetro, cubierta de baldosas de cerámica. La pirámide truncada está cubierta con mármol verde y blanco. Sobre el mármol verde fue grabado en idioma chino y español el famoso capítulo “Armonía”, que representa la esencia de la filosofía de Confucio. A su alrededor, también, se puede apreciar un lindo jardín decorado con variedades de la flora y fauna de China, así como dos puertas orientadas hacia el norte y sur, respectivamente.

Para su construcción colaboraron los arquitectos Howard Yang Luke, Miguel F. Woc Chang; los ingenieros L. Lucio Yong Chang y R. Eduardo León Seis, así como el artista Julio Arévalo Morales.



El acto de inauguración finalizó cuando fueron lanzadas al viento 200 palomas que alzaron vuelo y dieron varias vueltas alrededor del monumento ante la algarabía de los asistentes.




MONUMENTO A DOLORES BEDOYA

La estatua dedicada a Dolores Bedoya de Molina fue descubierta, oficialmente, el 25 de febrero de 1949, al inaugurarse la Escuela nacional “Dolores Bedoya” situada en la 7ª avenida y 14 calle de la zona 1. El trabajo escultórico estuvo a cargo del artista plástico guatemalteco Adalberto de León Soto.


La creación de este monumento significa, entre otras cosas, dar categoría de símbolo a uno de los documentos humanos que son hitos gloriosos de nuestra historia; doña Dolores Bedoya surgió como la mujer de más valiente y destacada actuación en los albores de nuestra independencia, y de esa perpetuidad que hoy se le concede, no sólo en el granito de una estatua sino en el corazón de los guatemaltecos, es de alta justicia.


Es un edificio de concreto que, en aquel entonces, reunía las condiciones de las mayores exigencias de la pedagogía moderna. Se trata, realmente, de una construcción digna de tomarse en cuenta como modelo de escuela de las cuales el gobierno del doctor Arévalo ha dotado al país en diferentes rumbos en número de 133 hasta aquel año, según lo expreso en su discurso el ministro de Comunicaciones y Obras Públicas Coronel Carlos Aldana Sandoval.


Junto a la obra material se inauguró también la cultural artística: un mural pintado por el artista argentino Santiago Velasco, que representa el acto en que la heroína Dolores Bedoya, excitaba al pueblo para declarar la Independencia nacional, y una magnífica estatua de doña Dolores, frente al edificio, ejecutada por el artista guatemalteco Adalberto de León. Se trata, por cierto, de una obra excelente, cuyo estilo y sencillez de líneas ennoblecen la figura de la mujer que tan decisiva participación tuvo en la independencia nacional.
Asimismo, el acto fue retransmitido por la radio nacional TGW y se inició con el himno patrio cantado por las alumnas del plantel, con acompañamiento de la orquesta de la Guardia Civil, que amenizó los actos. El acto finalizó con el descubrimiento de la estatua de Dolores Bedoya, que hiciera el licenciado Castañeda paganini y la señorita Orellana, habiendo pronunciado un discurso sobre la personalidad de nuestra heroína de la independencia, el profesor Abraham Cintora Funes.



MONUMENTO A FRANCISCO MORAZAN

El 21 de noviembre de 1908 se inauguró el parque Estrada Cabrera en el sitio que antes ocupara la antigua Plaza Jocotenango. Tenía unos bellos jardines diseñados por Luis Augusto Fontaine, los cuales al poco tiempo fueron adornados con monumentos como el del inventor Robert Fulton y del músico Ludwing van Beethoven.
A estos se agregaría uno polémico, el de la estatua ecuestre del general Francisco Morazán, mandado a levantar por la Asamblea Nacional. Polémico fue, porque llegó a despertar tal discusión que la sociedad de intelectuales guatemaltecos que la misma se dividió en dos bandos, unos que estaban a favor y otros en contra. Al final, ganó el grupo liderado por don Augusto Mencos y la añorada estatua nunca se posó en esta plaza. Lo único que quedo fue un mojón de concreto y mármol blanco que señalaba el lugar donde algún día estaría dicho monumento. Lo único que quedó fue el nombre, pues a partir del derrocamiento de Estrada Cabrera pasó a llamarse Parque Francisco Morazán.



La escultura fue realizada por el joven artista hondureño Obed Valladares, director de la Escuela de Artes de Honduras, primera que esculpió luego de su retorno de Roma, en donde realizó estudios de especialización.

Corre, en vox populi, que por razones político ideológicas nunca se construyó el monumento ecuestre a Francisco Morazán, sino que sólo su base, revistada de mármol, la cual después fue dada como regalo a la actual iglesia parroquial del Santuario de Guadalupe para la construcción de su altar mayor, y que a la estatua ecuestre que ya se había mandado a hacer, se le sustituyó la cabeza del jinete por la del general Reyna Barrios y es la que actualmente se encuentra en la Plaza Reyna Barrios de la Avenida de La Reforma.



MONUMENTO A HENRY DUNANT

El busto de Henri Dunant situado en el camellón central de la Avenida de La Reforma entre 10ª.  y 11 calles de las zonas 9 y 10, fue esculpido en los talleres Cire Perdue M. Pastori de Ginebra Suiza por el artista N. Suman de Estambul. 



Anteriormente, a este sitio, fue colocado en los alrededores del estadio municipal de la zona 3 de esta ciudad.


Por  iniciativa del Dr. Mario Zebadúa se hacen las gestiones para su traslado a la Avenida de La Reforma ante la municipalidad de Guatemala en noviembre de 1978. La acción se hace efectiva el día de la Cruz Roja en mayo del año siguiente.




MONUMENTO A BENITO JUAREZ


El busto a Benito Juárez  fue el primer monumento que festeja un personaje extranjero ilustre y fue colocado en la Avenida de La Reforma en octubre de 1908 como homenaje al primer centenario de nacimiento del prócer mexicano.



Está colocado en el centro de una jardinera protegida por cadenas que se aferran a artísticos pilares y en donde se levanta un pedestal de forma poli seccional, que fue colocado en 1906 por el Club Liberal “2 de abril”, con disminución hacia la parte superior. 


En la cúspide, sobre una base ática se asentó el busto esculpido en bronce fundido, de espalda recortada y dirigiendo el rostro hacia el norte. Sobre la parte frontal de la columna se colocó la inscripción: BENITO JUÁREZ.







MONUMENTO A  ANTONIO JOSE DE IRISARRI


En una ceremonia especial que se llevó a cabo el miércoles 12 de junio de 1968, por la mañana, en la Avenida de La Reforma, entre 13 y 14 calles de la zona 9, el alcalde capitalino, Ramiro Ponce Monroy, develó el busto de don Antonio José de Irisarri, habiendo concurrido a la ceremonia el ministro de Relaciones Exteriores, licenciado Emilio Arenales Catalán; el vicepresidente del Congreso Nacional, doctor Trinidad Uclés; miembros de la Corporación Municipal, elementos del Cuerpo Diplomático y de la prensa.


Los actos se iniciaron con la interpretación del Himno Nacional, por la banda de la brigada de la Guardia de Honor. Después, el licenciado Mario Roberto Guerra, secretario de la municipalidad, dio lectura al punto de acta por medio de la cual, por unanimidad, la corporación municipal declaró hombre ilustre a don Antonio José de Irisarri, cuyo retrato figura, a partir de esa fecha, en la galería de hombres ilustres que se encuentra en el palacio municipal.


En seguida, el alcalde, licenciado Ramiro Ponce Monroy, develó el busto y el historiador Valdés Oliva, Coordinador de la Comisión Extraordinaria Municipal progalería “Hombres ilustres”, hizo la apología del distinguido intelectual guatemalteco.


Al mismo tiempo de la inauguración de este monumento, el 10 de junio de 1968, se procedió a la inhumación de los restos de Irisarri en el panteón de hombres ilustres del Cementerio General de Guatemala en una ceremonia precedida por miembros del Estado de Guatemala, Ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional así como una representación diplomática chilena acreditados en el país, periodistas y publico en general.


El busto que la Honorable Corporación Municipal de la ciudad de Guatemala expone perpetuamente a la memoria excelsa de don Antonio José de Irisarri es una escultura en bronce del artista guatemalteco Rodolfo Galeotti Torres. 


Mide un metro y diez centímetros de altura. Fue modelado en presencia de fotografías de la época, del personaje, en donde luce su impresionante atavío de embajador y ministro plenipotenciario de Guatemala.



MONUMENTO A FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS


La estatua de Fray Bartolomé de Las Casas, el gran defensor de los indígenas, y que, actualmente adorna los jardines de la  Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Iglesia de Santo Domingo, zona 1, fue esculpida por el artista español Tomás Mur, mismo que realizó la de Cristóbal Colón que se encuentra en la Avenida de Las Américas, zona 13.



Este monumento fue erigido en 1896 como un homenaje que rindiera el presidente General José María Reyna Barrios (1892-1898) a los indígenas guatemaltecos, esto, recordando la emisión del Decreto número 471, del 23 de octubre de 1893, a través del cual se abolían los mandamientos. Además, cabe resaltar, que la estatua en sí, fue un obsequio de la colonia española a la República de Guatemala el 12 de octubre de 1892 en medio de las actividades del Cuarto centenario del descubrimiento de América.


El sitio que se eligió para exhibirlo fue al frente de la fachada principal del Instituto Nacional de Indígenas en la Finca Nacional La Aurora, zona 13. Posteriormente, fue trasladado a la plaza de la Parroquia Vieja, frente a la iglesia de la Cruz del Milagro, en donde fue colocado sobre un pedestal de mármol. En octubre de 1992, fue trasladado al atrio de la iglesia de Santo Domingo como uno de los actos a través de los cuales se conmemoró el V Centenario de la Evangelización de América.




MONUMENTO A ISABEL LA CATOLICA



El señor Ricardo Pérez dispuso formar en un terreno de su propiedad un pequeño parque y levantar un monumento a Isabel la Católica, en demostración de su fervor a su patria y a la gran reina, del parque y el monumento hizo donación a la municipalidad de la capital. 



Así como había hecho anteriormente donando una buena parte que le correspondía rellenándose el barranco para la construcción de la Calle Nueva, actualmente Calle José Martí.


Don Ricardo Pérez, entonces, encomendó al artista de fama en aquella época, don Antonio Doninelli, la confección del monumento a la reina, que se describe de esta manera: Una columna con inscripciones tomadas de las piedras del palacio de Palenque; en el frente copia del célebre cuadro que representa a Isabel entregando sus joyas a Colón, rodeada de los Grandes y del clero, para costear el viaje del descubrimiento de América. 


En un pedestal, los escudos de Guatemala y España, y el busto de la reina, llena de majestad. Todo esto, haciendo frente a un estanque representando el océano, en medio del cual se contempla el relieve del nuevo mundo.


La inauguración del parque y monumento se efectuó el 12 de octubre de 1915. Cuando el gobierno español se enteró de la exaltación hecha a la gran reina en uno de los principales acontecimientos de su historia, nombró a don Ricardo comendador de la real orden de Isabel la Católica –uno de los más codiciados honores que en España se otorgan–, y se le hizo entrega de l título en solemne acto al que concurrieron la colonia española residente y numerosos guatemaltecos que apreciaban al modesto benefactor, quien nunca hizo ostentación de su honrosa distinción.





MONUMENTO A JUAN PABLO II


La plaza Eucarística, que en un principio se denominó Monumento a Centro América, es la más antigua de la referida arteria. Data de 1951, cuando se trazó la avenida y se celebró el I Congreso Eucarístico, del 18 al 23 de abril del mismo año. En esa ocasión se construyó un altar monumental que sirvió de marco para las actividades religiosas que se llevaron a cabo.


La estatua del Papa Juan Pablo II fue tallada en bronce por el escultor Rodolfo Galeotti Torres, e instalada en 1985. En horas de la mañana, el sol ilumina la escultura que saluda con sus brazos extendidos, y se integra a los celajes y copas de los árboles.


En el lado derecho de la plaza hay una elevada cruz de cemento que, hacia la parte más alta, disminuye en su grosor. Con la estatua del Sumo Pontífice el maestro Galeotti Torres culminó su fructífera y vasta producción escultórica.
La plaza es amplia y despejada. El punto principal de interés está ubicado hacia el sur. Tiene forma de escenario, con inscripciones que reproducen segmentos de algunos de los discursos pronunciados por Juan Pablo II.




MONUMENTO A DAVID VELA


El busto del escritor guatemalteco David Vela fue esculpido por el artista plástico nacional Byron Ramírez López y fue colocado por la Municipalidad de Guatemala en la Avenida de La Reforma y 16 calle de la zonas 9 y 10, como conmemoración del primer centenario de nacimiento del escritor en el año 2002, tal como reza la plaqueta al pie de la estructura de mármol.



El monumento sobre el que se asienta el busto está recubierto con mármol blanco, verde y gris, en donde el pedestal blanco corresponde a la estructura sobre la cual se asienta el busto. En un segundo plano, se puede observar otro pedestal, más alto que el primero, sustentando, en su cima, una figura geométrica triangular. El general, en palabras del historiador Carlos Mauricio Morán, “el conjunto está dotado de ritmo y equilibrio, lo cual hace correcta su composición. Este monumento es el único, en la avenida, que combina una variedad de mármoles”.





TORRE DEL REFORMADOR


Algunos monumentos, edificios u otras construcciones, con el paso de los años, se han convertido en símbolos de identidad de las diferentes ciudades del mundo.


La capital guatemalteca, no es la excepción, por ejemplo, al inaugurarse el monumento conocido como “Torre del Reformador” durante los festejos del centenario del nacimiento del General Justo Rufino Barrios, la misma, en un principio, empezó a vérsele como algo raro dentro de la infraestructura de la ciudad mas no por eso dejaba de ser un orgullo de la Nueva Guatemala de la Asunción, con el paso de los años se fue convirtiendo en un símbolo de la capital guatemalteca y como uno de los principales códigos de identidad del paisaje urbano.


El 19 de Julio de 1935 se llevó a cabo la inauguración de la “torre conmemorativa del 19 de julio” dentro del marco de los festejos del primer centenario de nacimiento del Reformador, General Justo Rufino Barrios, constituyendo al mismo tiempo, uno de los más importantes actos dentro del programa de festejos de dicha efemérides. Es sitio elegido para ser colocada fue el cruce del Boulevard 15 de Septiembre (actualmente 7ª avenida Sur prolongación), Calle de Tívoli y Calle General Miguel García Granados. Dicho monumento, una estructura metálica traída de Estados Unidos, posteriormente se denominó “Torre del Reformador”, y conforme a la moderna nomenclatura de la ciudad le correspondió la dirección 7ª. Avenida y 2ª. Calle de la zona 9. Contiene una placa al pie de la obra que reza: “United States Steel Products Company, Usa 1935”. La torre mide 75 metros y el costo fue de Q. 49,775.60.


Acaban de llegar del exterior las enormes piezas de hierro que formarán la monumental torre conmemorativa que será erigida en homenaje al Reformador de Guatemala, en el primer centenario de su nacimiento, el 19 de julio próximo.


Según las memorias de la Secretaría de Fomento de 1936, al venir las piezas de la estructura se colocaron sobre el Boulevard 15 de Septiembre donde varios mecánicos expertos llegaron también, con el solo objeto de colocar las enormes piezas de hierro para la erección de la grandiosa torre, que es orgullo de Guatemala, como el de Eiffel, de París. Por su parte, un equipo guatemalteco se encargó de revisar los planes para su instalación, cimientos y drenajes, trabajos a cargo del ingeniero Arturo Bickford, alcalde de la ciudad de Guatemala, quien contó con la colaboración la Secretaria de Fomento y la Dirección de Obras Públicas.




Originalmente tenía una magnífica iluminación que provenía de cuatro grandes reflectores que había a sus pies. Luego su silueta se iluminó con gas neón, en su cúspide se colocó un reflector que, de acuerdo a sus inquietudes del Gral. Ubico, tendría que proyectar al cielo los colores nacionales, habiéndose logrado únicamente el blanco.


El gobierno de Bélgica donó la campana que se colocó en la parte alta de la misma, la cual debido a su posición de emite un sonido fuerte. Posteriormente en 1986 se volvió a colocar otro faro para auxilio de la navegación hacia el aeropuerto nacional La Aurora, y en noviembre de 1994 la aerolínea de American Airlines donó un nuevo faro, el cual fue colocado con el auxilio de un helicóptero de la Fuerza Aérea Guatemalteca. Este faro sirve  también como una guía de vuelo.




Además, cabe resaltar, según referencia del Diario de Centro América de 7 de noviembre de 1936 que, “las hermosas obras de la Torre del Reformador y del airoso monumento de los Próceres de la Independencia de Centro América, al final del boulevar La Reforma, estimularon a los propietarios de terrenos, a la edificación de residencias campestres, rodeadas de bellos jardines cultivados con diversidad de flores, árboles y plantas ornamentales, siendo sugestivo el panorama que presentan dichas propiedades”.




MONUMENTO A MIGUEL ANGEL ASTURIAS


1999, fue declarado el año del “Centenario de Nacimiento de Miguel Ángel Asturias” (1899-1999), así como el día de su natalicio, 19 de octubre, el “Día del escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias”. Para festejarlo se creo una comisión organizadora integrada por personas ilustres y el Ministerio de Cultura y Deportes elaboró una programación especial de actividades culturales y educativas relacionadas a la vida y obra del insigne escritor.



Entre las muchas conmemoraciones con las que fue homenajeado está la elaboración de una escultura en bronce fundido de cuerpo completo que fue diseñada y elaborada por el artista plástico guatemalteco Max Leiva y colocada en la Avenida de La Reforma y 14 calle de las zonas 9 y 10 de la Ciudad de Guatemala, al año siguiente. La moción fue promovida por el Ministerio de Cultura y Deportes, tal como reza la plaqueta colocada al frente del mismo.


Una escultura de cuerpo completo representa a Miguel Ángel Asturias, con el rostro en alto y caminando a paso ligero, al tiempo que esparce las hojas de dos libros cerrados, asidos de los lomos. Los folios movidos al capricho del viento, forman cauda. El escritor viste un traje formal desabotonado, que al igual que la corbata sugieren dinamismo. Su fisonomía corresponde a los años de juventud. La estatua está de pie sobre una base de forma cúbica con un descanso en la parte posterior, por el que ruedan las hojas. Esta obra –al igual que “Armonía-4” de Luis Decurges–, debe verse como un relieve en movimiento.






MONUMENTO CREADORES DEL HIMNO NACIONAL


El monumento que conmemora a los padres de la letra y música del Himno Nacional de Guatemala está situado en el extremo sur de la Avenida de La Reforma. En este lugar, se sustentan sobre un pedestal doble las figuras en busto de Rafael Álvarez Ovalle, de autor anónimo, y de José Joaquín Palma, esculpido por el artista plástico nacional Byron Ramírez Palma, en 1998. Esta composición escultórica fue colocada en abril de 2001 en lugar mencionado.


Antes de esta fecha, solamente el busto de Rafael Álvarez Ovalle adornaba el camellón central de esta avenida, y estaba situado donde actualmente se ubica el dedicado al  periodista y escritor David Vela; un pedestal de mármol blanco, verde y gris.


Asimismo, cabe resaltar que el pedestal mide 2.47 m de alto por 2.45m de ancho. Al frente del mismo, presenta tres placas de bronce, dos de ellas con los nombres de los personajes y, la tercera, contiene la letra del Himno Nacional. El busto de Álvarez Ovalle es  de mármol blanco y mide 95 x 59 cm. Carece de firma. El de José Joaquín Palma fue esculpido en mármol blanco y mide 80 x 74.5 cm y  para su realización se utilizó el recurso escultórico que consiste en dejar sin desbastar una parte del material en la parte superior.





MONUMENTO A LA LOBA


El monumento de La Loba Capitolina fue colocado en el lugar designado por el gobierno central al lado norte del antiguamente llamado “Callejón del Castillo” y crucero que forma la 6ª avenida “A” de la zona 1, para erigir allí la “Plaza de Italia”, frente al recién inaugurado edificio del Palacio Municipal, el 18 de junio de 196. Esto, en el marco de los festejos de la Semana Italiana, del 2,714 aniversario de la fundación de la ciudad de Roma y del vigésimo quinto aniversario de la proclamación de la República de Italia acaecido en las elecciones del 2 de junio de 1946.



El monumento en cuestión, además, está compuesto por una Columna de viejos mármoles traída del Foro Romano que representa la amistad entre Italia y Guatemala y la estatua de la Loba Romana amamantando a los gemelos Rómulo y Remo, fundadores de la ciudad de Roma.



La Loba es una réplica en bronce de la Loba Romana, monumento del Museo Capitolina perteneciente al arte etrusco, estuvo  escondida en las tinieblas del Templo de Júpiter y se cree que ya existía en el año 65 a.C. y suele atribuirse al escultor del Apolo de Veyes, Vulca. Salió a luz de entre escombros en el oscuro Medioevo durante el periodo que corre del siglo VIII al X. Es una estatua de arte etrusco, rígida pero expresiva, de estilo convencional pero llena de verismo: es una loba amenazada y amenazante a un mismo tiempo, que ruge siniestramente con las orejas tensas, con una llama en la mirada y fauces semiabiertas. 


Sólo la cabeza levemente doblada y las costillas resaltantes pueden indicar su origen etrusco…” “…la cerviz y cuello recubiertos de espeso pelamen en forma de pequeños rulos, la trompa alerta y los arcos supraciliares rigurosamente marcados…”. Por otro lado, hay que señalar que los gemelos sentados en acto de succionar su leche son obra posterior, del siglo XV, ejecutados, se cree, por el artista italiano Antonio Del Pollaiuolo.


El conjunto escultórico fue traído como un obsequio del gobierno municipal de la Ciudad Eterna y del Centro de Acción Latina al pueblo de Guatemala.







MONUMENTO A REYNA BARRIOS


 En la antigua Plaza Barrios se produjo la colocación de la estatua ecuestre del presidente José María Reyna Barrios en 1921, como parte de los festejos organizados para la celebración del Primer Centenario de la Independencia Patria (1821-1921). 


Esta estatua ecuestre, fue pedida a Italia,y quedó guardada durante algún tiempo. Se hizo cargo de la colocación el arquitecto don Antonio Doninelli.


La estatua ecuestre del general José María Reina Barrios, se encuentra colocada sobre un elevado pedestal. 


El personaje parece saludar a la ciudad desde su cabalgadura; tiene la vista la norte y porta uniforme militar. 


Sostiene con su mano derecha en alto sombrero y con la izquierda las bridas de su cabalgadura. Ciñe al cinto una espada de caballería aferrada a la montura una capa pluvial enrollada. 


Asimismo, destaca que entre las curiosidades de este monumento se encuentra  el hecho de que el caballo tiene una de las patas delanteras levantada en señal de que su jinete fue herido en batalla y que la base que lo sostiene ha sido modificado de su forma original, siendo el recubrimiento con piedra tallada un agregado posterior.







MONUMENTO A LORENZO MONTUFAR


Este monumento fue realizado en cumplimiento del decreto legislativo 1171, a través del cual se extendía el mandato a los señores artistas plásticos don Rafael Rodríguez Padilla y don Cristóbal Azori para que dieran inicio a sus trabajos de edificación del monumento en homenaje al primer centenario de nacimiento del doctor don Lorenzo Montúfar (1823-1923), durante la administración del presidente José María Orellana (1921-1926).


Inicialmente, se pensó que este monumento se levantaría en una de las esquinas del Parque Central de esta ciudad; sin embargo, luego de estar terminado, se decidió que el mejor lugar para el mismo sería en la Avenida de La Reforma, específicamente en la esquina de la 12 calle, hoy convertida en una rotonda.


Data de 1923 y es el primer bronce de una sola pieza fundido en Guatemala.

El escultor Rafael Rodríguez Padilla (1890-1929) lo representa en las postrimerías de su vida, sentado, inclinado y vestido con un abril que recuerda al Balzac de Rodin. Da la idea de un Montúfar cansado, muy ajeno al hombre enérgico e ideólogo del movimiento liberal de 1871. La estatua sedente, sobre un pedestal inspirado en el estilo Art Noveau, diseñado por el arquitecto Cristóbal Azori, marca el inicio de la transición entre el academicismo y las primeras vanguardias






MONUMENTO DE LA FAMA O EL ANGEL DE LA PLAZA 11 DE MARZO (actual zona 4)



El Cantón de “La Exposición” –actualmente zona 4. Estaba ubicado en lo que hoy se conoce como la rotonda de la 7ª avenida sur, frente al Banco Industrial.



En este mismo lugar se colocó el “Monumento a La Fama o Del Ángel”, realizado por el arquitecto Luis A. Fontaine.  




Tal monumento fue erigido sobre un elevado de piedra en cuya punta se colocó un ángel celestial tocando una trompeta que representaba al Dios de La Fama, y el motivo de su realización fue para perpetuar recuerdo de la inauguración del Ferrocarril Interoceánico de Guatemala en 1912.


Lamentablemente, el monumento se destruyó con los terremotos de 1917-18 y las piezas que lo componían se perdieron, salvándose únicamente la estatua de La Fama.


Después de esa fecha, se ensanchó, aún más, la séptima avenida sur, y el “Dios de La Fama o Ángel” fue rescatado por los religiosos del Liceo Guatemala donde se encuentra en la actualidad, solo que sin su trompeta. Y el lugar que ocupaba el monumento, por acuerdo municipal en 1921, pasó a llamarse “Plazuela Once de marzo”, nombre con el que se la conocía hasta 2007 y con el cual se rememoraban los actos cívicos y heroicos acaecidos con motivo del derrocamiento del gobierno dirigido por el presidente Estrada Cabrera en 1920.


Los únicos vestigios que habían quedado de la “Plazuela Once de marzo” era una placa conmemorativa situada a un costado del Parabus de la 7ª avenida, Ruta 5 y Vía 6, zona 4, que rezaba lo siguiente:

A la memoria de los héroes
unionistas que el 11 de marzo
de 1920 supieron unir a los guatemaltecos
para derrotar a la Dictadura”.
Movimiento Unionista





FUENTE DE CARLOS III


Este monumento fue erigido en la Plaza Mayor de la entonces Capitanía General del Reino de Guatemala, en honor y gloria de Su Majestad Carlos III e inaugurado el 18 de noviembre de 1789 en honor a la consagración al trono español del Rey Carlos IV y la Reina María Luisa de Palma, que fue uno de los acontecimientos más celebrados en España y sus colonias de ultramar.



 El Reyno de Guatemala, por tanto, no quedó al margen y para el caso, la fuente colonial que se empezó a construir en 1783, proyectada por el arquitecto real Marcos Ibáñez, delineada por el arquitecto segundo Antonio de Bernasconi y terminada por el maestro albañil Manuel Barruncho y el escultor Mathías de España.


La fuente, de un puro estilo Renacimiento, consiste en un rústico peñasco que se levanta sobre un piso de tres gradas, adornado de cuatro caballos marinos y cuadro delfines. Los primeros arrojan agua por las narices, y los segundos, por la boca. Sobre ellos se eleva un cuerpo de arquitectura de orden corintio, abierto por cuatro lados, con arcos que permiten visualizar en el centro una estatua ecuestre del Rey Carlos III, la cual fue burilada por el maestro Mathías de España.


Tiene 14 varas de diámetro y 14 de alto. 


En los remates de la torre hay dos escudos de armas. Estos escudos, en 1822, se propuso en Asamblea Nacional Constituyente que fueran borrados y que debían ser sustituidos por los escudos de Armas del Imperio Mexicano, sin embargo, en aquella época no se aprobó. A este respecto, actualmente, se puede observar que si fueron borrados, ignorándose la fecha de tal acción.


En 1895 fue desmontada para construir en su lugar un kiosco destinado a la Banda Marcial


Se ordenó que sus piezas fueran trasladadas al final del Paseo de La Reforma, donde se levantaría nuevamente, sin embargo, solamente se cumplió la primera parte del contrato, pues las piezas no llegaron a su destino final por lo pesado de sus piedras, quedando las mismas en una bodega en el sitio que hoy ocupa el Banco de Guatemala en el Centro Cívico. 


Así, abandonadas a su suerte, con el correr del tiempo las piezas de este monumento se fueron perdiendo, hasta que el escritor Enrique Martínez Sobral las encontró casi todas en los alrededores de la Penitenciaría Central y convenció a los miembros del Club Rotario de Guatemala para que se interesaran en armarla de nuevo.


El 13 de marzo de 1928, esta entidad y don Ernesto Viteri se comprometieron a patrocinar la reconstrucción de la fuente, trabajos que se llevaron a cabo en el periodo de 1929 a 1933. Es de mencionar que también se tuvieron que labrar algunas piezas que faltaban, en las mismas canteras de donde los alarifes españoles obtuvieron sus materiales.

La reinauguración en el espacio donde se encuentra actualmente, dividido en cuatro áreas verdes, se llevó a cabo el 30 de Junio de 1933 por el presidente Jorge Ubico Castañeda, como parte de los festejos de la Revolución de 1871. 





MONUMENTO  BERLIN POR LA LIBERTAD


Este espacio, ubicado al final de la Avenida de Las Américas de la zona 13 fue planificado para construir en él una plaza con mirador. El proyecto de realización contó con la cooperación de la Embajada de Alemania en Guatemala y la Municipalidad de Guatemala. El mismo fue bautizado con el nombre de Plaza Berlín y constituye un espacio amplio que permite tener una visión panorámica del sur de la Ciudad de Guatemala constituida por el conjunto de los volcanes de Pacaya, Agua y Fuego, así como del Lago de Amatitlán.



En el año 2006, se erigió el monumento “Berlín por la Libertad”, con el cual se eternizó el hecho histórico de la caída del muro de Belín el 9 de noviembre de 1989. Comprende tres fragmentos de concreto de dicho muro, derribado tras la unificación de las Alemanias, traídos a Guatemala con el apoyo de ciudadanos y empresarios guatemalteco-alemanes y la Municipalidad de Guatemala. Además, contiene una plaqueta en la que se lee “Secciones originales del muro que dividió Alemania del 13 de agosto de 1961 al 3 de octubre de 1990”.


Asimismo, en el lugar se colocó un mural denominado “Berlín dividido”, que tiene como marco una bella fuente elaborada con mosaicos venecianos traídos por los residentes alemanes en el país. Para completar el conjunto hay un busto en relieve del geógrafo y naturalista alemán Alejandro Von Humboldt.


Cabe señalar que en la parte occidental de la plaza se encuentra localizada la Alcaldía Auxiliar del Distrito 8, que comprende las zonas 13 y 14 de la Ciudad de Guatemala





MONUMENTO A CRISTOBAL COLON ZONA 1


Monumento realizado por escultor Francisco Durini y colocado en el espacio conocido antiguamente como la Plaza Vieja, después como Plaza del Teatro Colón. Bautizada así como un homenaje al cuarto centenario del descubrimiento de América por el navegante genovés en 1892.

La estatua del almirante se encuentra sobre una esfera, haciendo referencia a la geografía, en la mano izquierda sostiene una bandera y con la derecha parece estar saludando.


Durante un periodo de veintiocho años, aproximadamente, adornó la entrada principal del Teatro Colón, el cual fue demolido en 1922 debido a que su estructura quedó muy dañada con los terremotos de 1917-18. Y lo único que se conservó fue la estatua de Cristóbal Colón y es la que admiramos hasta nuestros días enfrente de la Biblioteca Municipal que lleva el mismo nombre.



El monumento contiene un altorrelieve en bronce de una corona que recuerda al Reino de Castilla, y el escudo de Guatemala.

Fue donado por la colonia italiana residente en el país en 1892, pero solo fue colocada dos años más tarde. Se considera el segundo monumento erigido al navegante en Centro América. El primero fue colocado en el Colegio de Infantes en 1880.



El 12 de octubre de 1880 se verificó la inauguración en el primer patio del Colegio de Infantes, de un monumento erigido al descubridor del Nuevo Mundo, a iniciativa del rector de dicho establecimiento, Pbro. don Alberto Rubio y Piloña. Ese monumento fue el primero levantado en Centro América al insigne marino.

En los cuatro costados del pedestal se leían, entre otras, inscripciones sobre metal, en diversos idiomas. 



En la actualidad el monumento se encuentra en el Parque Infantil Colón.








MONUMENTO A CRISTOBAL COLON AVENIDA DE LAS AMERICAS


La estatua del insigne navegante genovés Cristóbal Colón se hizo para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América. 


Fue esculpida en bronce por el escultor Tomas Mur y Lapeyrade entre 1894 y 1896. La misma se hizo acreedora al Gran Premio Único de Bellas Artes (sección de esculturas) de la Exposición Centroamericana e Internacional llevada a cabo en 1897.


Según fue consignado en el contrato de construcción, esta estatua se colocó inicialmente en la Plaza de Armas del Parque Central, el 30 de junio de 1896, en un acto presidido por la señora Algeria de Reyna Barrios, esposa del Señor Presidente, el Cuerpo Diplomático y Consular, así como personal del Ayuntamiento de Guatemala. 



Con este acto se conmemoraba un aniversario más de la Revolución de 1871 y del IV Centenario del Descubrimiento de América.



Pesa alrededor de 12 toneladas y fue fundido en bronce a partir de un molde de yeso, en talleres de París y Nueva York, para ser finalmente ensamblado en Guatemala.



Atrás de este monumento, un par de años después se mando erigir un quiosco, junto en el lugar que antes ocupara la Fuente de Carlos III y desde el cual se ofrecían conciertos de banda y orquesta a la población.



Los terremotos de 1917-18 derrumbaron el monumento causándole una fractura en la cabeza del navegante, además de otros daños menores.



La estatua es un conjunto de obras en bronce tiene 3 figuras atléticas de pie en una semiesfera que representa el mundo conocido antes del descubrimiento de América, que representan la ciencia, tiene a sus pies las columnas quebradas de Hércules con una cinta que dice non plus ultra, con la mano derecha sostiene laureles mientras que con la izquierda sostiene una palanca símbolo de la fuerza que a su vez sirve de apoyo para la figura que representa la constancia, ésta sostiene un cántaro que deja caer una gota de agua y se lee la siguiente inscripción: guta cava lapidem y por último la figura que representa el valor. Sobre una pequeña barca sumergida en las olas, timoneando y desafiando la tempestad Sobre ellas está el mundo, con el escudo de los reyes católicos y la inscripción “ plus ultra, 12 de octubre de 1492”, sobre todo este conjunto está Cristobal Colón con la mano derecha apoyada en el pecho, mientras con la izquierda señala el mundo que tiene a sus pies, un quetzal simboliza a la República de Guatemala.




En el año de 1944, el monumento fue trasladado al Parque Morazán, situado al final de la sexta avenida en la zona 2, que también es conocido como Parque Estrada Cabrera y Plaza de Jocotengango.



Luego, en la década de 1960, las autoridades municipales disponen mover el monumento de la Plaza Jocotenango a la Avenida de Las Américas, donde se encuentra actualmente, ya que allí sería admirado mejor.











MONUMENTO A JUSTO RUFINO BARRIOS



La importancia que reviste la realización del monumento que exalta la figura de El Reformador, Justo Rufino Barrios, en 1896, es que fue la primera estatua de gran porte hecha en Guatemala en honor a uno de los grandes personajes que ha dejado una profunda huella en la historia nacional.



Este fue un proyecto que estuvo a cargo del arquitecto Francesco Durini Vasallo (1858-1920), para ser colocado en la parte norte del que fuera el Palacio Reforma y Museo Nacional, en el lugar donde actualmente se encuentra el Obelisco y el monumento a los Próceres de la Independencia, en la zona 10.



El monumento se divide en tres cuerpos:

El primero lo compone el basamento principal, formado por una serie de ocho amplias gradas, hechas de piedra artificial y de cuatro pedestales de granito de Baveno, que sostienen otras tantas elegantes columnas ornamentales de hierro fundido y bronceado que lleva arriba otros tantos faroles para luz eléctrica.  



El pedestal de la estatua ecuestre forma el segundo cuerpo rectangular, construido de granito de Bavena (Italia), por los señores Antonio Cirla e Hijos, de Milán, figurando en las dos fachadas laterales dos bajosrrelieves de bronce que representan: uno, la batalla de Tacaná, y el otro, la de Chalchuapa, principio y fin de la vida política del General Barrios, o sea 1871 y 1885.



En la fachada principal, y sobre un zócalo, está una soberbia estatua, simbolizando la República de Guatemala sosteniendo el escudo de armas con la mano izquierda y con la otra saludando y victoriando al héroe con el gorro frigio levantado. En la parte posterior de este mismo pedestal está colocado un artístico trofeo de armas modelado con buen gusto.


Completan la ornamentación de este segundo cuerpo, y alrededor de la cornisa del mismo pedestal, cuatro grandes y elegantes festones de laurel y encino, sostenidos por igual número de escudos colocados en el centro de cada fachada, en los cuales está escrito: “República de Centro-América”, en el frente; “Unión”, en el posterior; y “Tacaná” y “Chalchuapa” en los dos laterales. En el frente del pedestal y con letras de bronce, está escrita la leyenda que dice: “Al General Justo Rufino Barrios, la Patria”


Tanto los bajosrrelieves, como el trofeo, los festones y escudos, son de bronce.


El tercero y último cuerpo es la estatua ecuestre en bronce del General Barrios en uniforme de campaña, representando el momento en que aquel guerrero se lanza a efectuar por la fuerza la unión de Centro-América, llevando orgullosamente en la mano derecha la bandera de la Federación y dominando con la izquierda el ímpetu de su brioso caballo”.


Toda la ejecución artística de la obra arriba descrita, y que forma el monumento, está hecha con la perfección artística en todos sus detalles, principalmente en los bronces de la estatua ecuestre y bajosrrelieves, modelados por el distinguido Profesor, Comendador Carlos Nicoli, de Carrara, autor del Garibaldi, en la misma ciudad; el Cervantes, en Madrid, y otros de grandes méritos.



También la estatua de la República y demás ornamentaciones del monumento, son obras suficientes para dar lustre y fama, que bien merece su modesto autor, el escultor Adriático Froli, ya conocido en Guatemala, por la estatua del General Miguel García Granados y demás del mismo monumento que ejecutó por encargo del señor Durini.



El fundidor de todos estos bronces es el señor Lippi de Pistoia (Italia) quien en ese trabajo supo vencer la difícil y atrevida fusión de la estatua ecuestre basada, sólo sobre las dos extremidades posteriores del caballo, que muy poco como él, supieron llevar a efecto.



Las medidas principales de ese monumento son: las del primer cuerpo, o sean la gradería 13.0 metros de largo y 12.25 de ancho; las del pedestal, de 4.30 metros de longitud por 3.30 de ancho, siendo el mayor alto de la estatua ecuestre, de 3.50 metros.


Componen el pedestal cerca de cincuenta toneladas de granito de Baveno y 12 toneladas todos los bronces, de las que cinco corresponden a la estatua ecuestre. Fue el ejecutor de los trabajos técnicos de la obra el arquitecto del casa Durini, Aquiles Branbilli.


Como consecuencia de los destrozos ocasionados por los terremotos de 1917-18 a la infraestructura del país, se encuentra la destrucción total del tan afamado palacio “La Reforma”, que se alzaba al sur del Boulevard 30 de Junio, y que contenía el Museo Nacional.  



Este hecho, dio lugar a que se almacenara en una bodega el conjunto escultórico descrito durante 17 años. El cual fue rescatado por el presidente General Jorge Ubico Castañeda en 1933, aprovechando la oportunidad de celebrar el centenario de nacimiento del que fuera su padrino de bautizo, don Justo Rufino Barrios.


De esa cuenta, manda reinstalar la estatua y los bronces, eligiéndose como nuevo aposento para el mismo, la plazuela Barrios ubicada en la 9ª avenida y 18 calle de la zona 1, frente a la Estación Central de los Ferrocarriles. Su inauguración fue el 19 de julio de 1935.


Sin embargo, cuarenta años más tarde, en 1973, se trasladó a la Avenida Las Americas donde fue colocada en una nueva plaza. Y, para esta ocasión, estrenó, también, una nueva base diseñada por el Ingeniero Efraín Recinos, creador del Teatro Nacional.


Finalmente, para darle el toque final, se dispuso trasladar, nuevamente, el monumento a Justo Rufino Barrios de la Avenida de Las Americas a la plaza ubicada frente a la Estación Central del Ferrocarril.





MONUMENTO AL HERMANO PEDRO

Este monumento fue esculpido en bronce por el artista plástico guatemalteco Max Leiva por encargo del Gobierno de Canarias, Tenerife, España para celebrar la beatificación y canonización del Santo Hermano Pedro en una ceremonia litúrgica celebrada por su Santidad el Papa Juan Pablo II el 31 de julio de 2002 en las instalaciones del Hipódromo del Sur a inmediaciones del Aeropuerto Nacional “La Aurora”, zona 13. 

Fue colocado en 2003 en la Plaza Islas Canarias.


El santo  sostiene con el brazo izquierdo a un enfermo, símbolo de los desposeídos que él protegía y para quienes buscaba ayuda; en la mano derecha, lleva un cayado y la campanilla, éste último atributo hace recordar lo que repetía mientras pedía limosna para sus enfermos: “Acordaos hermanos que un alma tenemos y si la perdemos no la recobramos”

Ambas figuras se yerguen sobre el tronco del famoso árbol de esquisúchil, especie medicinal de flor blanca y corola ondulada que data de 1657, conocido como “el árbol del Hermano Pedro”, pues se dice que éste lo sembró en el Jardín de la ermita de El Calvario, en Antigua Guatemala.





PLAZA HONDURAS


La idea de que se erigiera la Plaza República de Honduras fue una idea de la escritora Argentina Díaz Lozano, misma que comenzó a tomar forma a partir de la presentación de los planos en el contexto de una reunión ordinaria de la Junta Directiva de la Asociación de Damas Hondureñas el 25 de marzo de 1980.



Cuatro meses después, el 10 de julio de 1980, era un hecho este monumento erigido en honor al bicentenario de nacimiento del Prócer de la Independencia el Sabio José Cecilio del Valle. A las 10:30 horas, autoridades de la cancillería guatemalteca y hondureña se hicieron presentes en el monumento a los Próceres  de la Independencia, donde colocó una ofrenda floral y, media hora más tarde, se dirigieron a la Avenida de Las Américas y 6ª calle donde  inauguraron la Plaza Honduras.


El busto del prócer de la Independencia de Centro América fue realizado por el artista plástico A. Enríquez de la Escuela de Bellas Artes de Tegucigalpa. El diseño estuvo a cargo del arquitecto guatemalteco italiano Dr. David Garda Brumat. 

El proyecto tuvo un costo total de Q8,300.00, suma que se reunió gracias a la cooperación activa de las Juntas Directivas de la Asociación de Damas Hondureñas de los años 1979 y 1980, presididas por las señoras Bety Sylva y Mylgyam de Colindres, esposa del embajador de Honduras, respectivamente.


Otras cooperaciones provinieron del señor embajador de Honduras, coronel Óscar Colindres y señora Mylgyam de Colinderes; el alcalde de la ciudad, coronel y licenciado Abundio Maldonado; el arquitecto guatemalteco italiano Dr. David Garda Brumat, del profesor Roberto Llerena, de los trabajadores de la municipalidad que intervinieron en la obra, de personas y amistades de Guatemala, de empresas privadas, oficiales y amistades de Honduras.






MONUMENTO A JOSE BATRES MONTUFAR


El busto en bronce del escritor José Batres Montúfar se mandó a hacer con motivo de cumplirse el centenario de nacimiento, el 19 de enero de 1909, del insigne escritor. 

El mandato fue hecho por medio del Decreto número 668, dado en la ciudad de Guatemala el 21 de agosto de 1908 por el presidente Manuel Estrada Cabrera. 

Para el caso se encargó a los artistas plásticos Santiago González, Antonio Doninelli y Valentín Bressani para que lo esculpieran.


Se previó, también, que se debería colocar en los jardines del Teatro Colón donde sería contemplado por todos y además, podrían admirar uno de sus más famosos poemas: “Yo pienso en ti” grabado en una plancha de mármol y colocado sobre el pedestal del monumento.


El 30 de enero de aquel año, se mandó pagar a don Antonio Donninelli, la suma de $7,500 moneda nacional, valor de la colocación del busto de don José Batres Montúfar, en el parque “La Concordia”, actualmente parque “Enrique Gómez Carrillo”. 

El mismo había sido restaurado, porque había sufrido daños durante los terremotos de 1917-18.



Sin embargo, tampoco duró mucho tiempo en este sitio. Ya que después algunas remodelaciones y de la colocación del monumento al Príncipe de los Cronistas, el busto de Batres Montúfar fue trasladado al parque “Santa Catarina” situado en la esquina de la tercera avenida y quinta calle de la zona 1, frente al Conservatorio Nacional de Música.




MONUMENTO A MIGUEL GARCIA GRANADOS


Este monumento se erigió con fondos obtenidos a través de una suscripción de los vecinos en 1897, es decir, por colaboración espontánea y se encuentra situado sobre la Avenida de La Reforma y 2ª calle de la zona 10, a un costado del edificio de la Antigua Escuela Politécnica.


Consta de cuatro partes: la inferior o basamento afecta la forma cuadrada, siendo sus esquinas ángulos de cuarenta y cinco grados, cerrándolas cuatro prismas octogonales. Este basamento descansa sobre una escalinata de seis peldaños, que forman en su conjunto un pedestal de estilo compuesto. Al medio y en cada una de las cuatro fachadas sobresale un pedestal, en cuyo zócalo está recostado un león en plano inclinado. Cada uno de los cuatro leones sostiene en las garras un rollo de papel con las siguientes leyendas: Paz, Constitución, Progreso, Unión. Termina este basamento en una gran mediacaña que le sirve de ático.


Sobrepuesta al primer cuerpo está la segunda parte del monumento, que consiste en el pedestal de la columna, de forma de un octógono regular, en el cual, y correspondiendo a las medianías de los cuatro pedestales arriba indicados, se apoyan cuatro hermosas estatuas del tamaño mucho mayor del natural, que representan, respectivamente: la Libertad, la Historia, la Justicia, sentadas y la República de Guatemala de pie, con el pabellón nacional en una mano y en la otra una corona de laurel. Adorna esta estatua el Escudo de Guatemala enlazado con un festón de laurel, y cuatro grandes pendones de hojas de encina que caen sobre el pedestal.


La tercera parte del monumento se compone de una columna, de estilo compuesto, de esbeltez irreprochable, que consta de una base ática, del fuste con acanaladuras interrumpidas por tres elegantes anillos, y del capitel con adornos de estilo aún más puro y eminentemente clásico. En el frente de la columna hay un trofeo de armas, en el cual está inscrita la cifra, 1871.


La cuarta y última parte, está formada por la estatua del General García Granados, de pie, gallardo, en traje de paisano, con un libro en la mano izquierda y la derecha puesta sobre el pecho, en actitud de orador. Tiene esta estatua tres veces de altura y da mucha vida al conjunto del monumento.


En la obra empléose granito artificial, imitación del de Berna, en las seis gradas y contra zócalos de los leones; bronce en la estatua de García Granados, y mármol blanco de Carrara en la ornamentación del resto.


Con el correr de los años, el monumento en cuestión ha sufrido cambios debido al crecimiento demográfico de la ciudad de Guatemala que provoca, al mismo tiempo, un aumento del parque vehicular al cual se le deben buscar soluciones prácticas para la mejor movilización de los vecinos. 


De esa cuenta, hoy en día se ha eliminado la verja de hierro forjado que lo circundaba, como se puede observar en la fotografía de la época, la cual fue removida durante la administración del presidente Jorge Ubico y lo dejó al descubierto. 



Asimismo, se pueden observar, hoy en día, pequeñas fisuras en su estructura provocadas por los terremotos de 1917-18 y de 1976.






MONUMENTO A RAUL AGUILAR BATRES


La calle Real de Amatitlán, fue bautizada con el nombre de Calzada Raúl Aguilar Batres y se colocó sobre esta vía y 28 calle en 1978, un busto esculpido en mármol que descansa sobre un pedestal de concreto, revestido de cerámica opaca color ladrillo, realizado por el maestro Rodolfo Galeotti Torres, a un costo de Q3,265.89 bajo la administración edil del Licenciado Leonel Ponce León. En el 2003 fue trasladado a la 13 calle de la zona 11, sobre el paso a desnivel. En su base hay una placa de bronce donde se lee:


Ingeniero Raúl Aguilar Batres
Municipalidad de Guatemala, agosto de 2003.




MONUMENTO A RUBEN DARIO



La edificación de la Plaza Nicaragua se inició el 18 de enero de 1967, cuando el Comité pro-celebraciones del centenario de nacimiento del poeta Rubén Darío, junto con autoridades municipales y diplomáticas colocaron la primera piedra. Sin embargo, este sueño tan acariciado por estas personas tuvo que esperar veinticinco años para que se consolidara.


De esa cuenta, un grupo de nicaragüenses residentes en el país, junto con instituciones públicas y privadas lo hicieron realidad quedando plasmado en el lugar un conjunto plástico diseñado y ejecutado por el Arquitecto Germán García Murga




Este monumento está formado por enormes figuras geométricas. Las cuales, según se expresó el día se su inauguración, el monumento erigido consta de un arco denominado Del Triunfo, el cual conmemora el centenario de publicación del poema “Marcha Triunfal”, obra del mencionado poeta. Además, invoca las puertas abiertas del corazón nicaragüense.



Los volcanes centroamericanos, pero principalmente el Momotombo y el Tajumulco, están representados por una pirámide, fuentes y piletas, como espejos de agua, simbolizan la belleza de nuestros lagos. La esfera es símbolo de esperanza ecológica y económica. Los montículos de grama y las plantas, perfilan la geografía nicaragüense. Complementan el conjunto, una Ceiba, árbol nacional de Guatemala y placas de bronce con fragmentos de poemas de Rubén Darío.



Asimismo, otra interpretación que se le atribuye a este monumento es el de que el triángulo representa el escudo de ese país y la esfera, el mundo. Fue inaugurada el 15 de septiembre de 1995 y las placas conmemorativas fueron develadas por la señora Miriam Fonseca, vicealcaldesa de Nicaragua y el Doctor Armando Incer, alcalde municipal de Boaco, Nicaragua. Bendijo la plaza y el monumento, monseñor Gerardi.





MONUMENTO  FRANCISCO  VELA









En el sitio del Mapa en Relieve se pueden encontrar los siguientes monumentos: un busto del ingeniero Claudio Urrutia Mendaza, y otro del ingeniero Francisco Vela, colocado sobre un pedestal, aparentemente de piedra labrada, donde están grabados algunos signos del alfabeto Morse, que corresponden a la vez a las letras, también grabadas en piedra, y esculpido por el artista Roberto Galeotti Torres en 1963. Asimismo, un monumento mandado a erigir por el Ministerio de la Defensa Nacional al ingeniero Vela en 1980, que consiste en un sólido templete, como un pabellón o quiosco elegante, cerrado, de base rectangular y regular altura, techado, aparentemente de cemento armado con una plancha grande como pieza principal, en bronce, decorativa y simbólica, que representa en un alto relieve los trabajos de medición y reconocimiento del Ing. Vela con su teodolito, acompañado de otras personas. Este monumento fue tallado por el escultor Roberto Galeotti Torres en 1981.


MONUMENTO A CLAUDIO URRUTIA






MONUMENTO A TECUN UMAN


El 22 de marzo de 1960 se emitió el Decreto 1344 por medio del cual se declaraba a Tecún Umán, Héroe Nacional y símbolo de la defensa de la nacionalidad guatemalteca y para honrar su memoria se declaraba el 20 de febrero de cada año Día de Homenaje a Tecún Umán, así como la construcción de monumentos que perpetúen su memoria.



Es así como el 6 de marzo de 1961 se emitió el Acuerdo Gubernativo signado por el presidente Miguel Ydígoras Fuentes y el Ministro de Hacienda y Crédito Público Manuel Bendfeldt J. por medio del cual se cedía a la Municipalidad de Guatemala un área de terreno de la Finca “La Aurora” para erigir el Monumento a Tecún Umán.




Cuatro años más tarde, en 1965, se coloca a un costado del bulevar Liberación una escultura de Tecún Umán de 6.5 metros realizada por el artista plástico Roberto González Goyri.









MONUMENTO A JOSE MATIAS DELGADO



Con la cooperación de la Asociación de Damas Salvadoreñas, la Municipalidad de Guatemala, construyó en la Avenida de Las Americas y 14 calle, zona 13, la Plaza República de El Salvador, la cual incluye el monumento al Prócer de la Independencia José Matías Delgado.



Los trabajos estuvieron a cargo del Departamento de Construcciones Civiles de la Dirección de Obras de la Municipalidad, y se realizaron en la rotonda de la dirección antes indicada, la misma se jardinizó y arborizó, construyéndose cuatro accesos de concreto desde los cuatro puntos cardinales.


Asimismo, en una pequeña plaza interna de concreto y adoquín, se colocaron cuatro bancas de seis metros de largo cada una, para descanso de los visitantes. A los lados de cada uno de los accesos se sembraron plantas ornamentales, para embellecer la plaza. También, se instalaron cinco astas, para las banderas de Centroamérica.






MONUMENTO A LA REVOLUCION


Creado por el maestro escultor Rodolfo Galeotti, nacido en la ciudad de Quetzaltenango el 4 de marzo de 1912.

La escultura se encuentra situada a la entrada de la Escuela Tipo Federación José Joaquín Palma, zona 12, frente al Centro de Atención Médica Integral para Pensionados y Jubilados (CAMIP), del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.



En ella se encuentran entrelazados la representación de aquellos que apoyaron el derrocamiento de la dictadura de Jorge Úbico en la Revolución de 1944.



Galeotti trabajo varios meses, para finalmente colocarlo en 1945. Otro hecho interesante es que el 20 de octubre de 1966 el Comité Pro-festejos por la Revolución del 44 colocó una plaqueta donde se lee la siguiente leyenda:




“Devoción al pueblo de Guatemala, a la AEU, al Magisterio Nacional a los 311, y al Ejército Nacional por su patriótica actuación en las heroicas gestas de junio y octubre de 1944”.





MONUMENTO A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA


Enclavado en el sitio de la Plazuela España





MONUMENTO A JOSE DE SAN MARTIN


Ubicado en la hermosa Plaza Argentina, en la Avenida de las Américas






MONUMENTO AL TRABAJO


El monumento al trabajo, es obra del escultor Rafael Yela Günther, quien realizó estudios en Europa. Este monumento fue colocado en el año de 1931 y de acuerdo a la historia de su fijación en el lugar donde se encuentra, también existían otros elementos que acompañaban a lo que actualmente se conoce.




La clase trabajadora de Guatemala, colocó luego de la muerte del insigne Laboralista Mario López Larrave, una plaqueta conmemorativa . Es conocido popularmente como el MUñecòn.







MONUMENTO A LA PAZ


Este monumento fue develado el 29 de diciembre de 1997, un año después de haber firmado el Acuerdo de Paz Firme y Duradera entre el Gobierno de la República, presidido por  el presidente Álvaro Arzú Irigoyen y la Unidad Revolucionaria (URNG), integrada por cuatro grupos guerrilleros: Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Ejército Guerrilleros de los Pobres (EGP) y Organización Revolucionaria del Pueblo en Armas (ORPA).


 Con este Acuerdo se dio fin a un conflicto armado interno que inició el 13 de noviembre de 1960 y culminó el 29 de diciembre de 1996.

La estatua está ubicado en el Patio de la Paz en el lado oeste del Palacio Nacional de la Cultura, edificio que de 1943 a 2001 fue la sede del gobierno guatemalteco y que fuera declarado Monumento Histórico y Artístico el 7 de noviembre de 1980 y el 11 de junio de 2001 pasó a formar parte del Ministerio de Cultura y Deportes.



La obra fundida en bronce fue realizada por el artista plástico guatemalteco Luis Fernando Carlos León a un costo de Q125,000.00 y realizado en un lapso de cinco meses. Está compuesta por una base que comprende dieciséis brazos entrelazados que simbolizan al pueblo unido, sosteniendo el peso de la libertad, representado por el bloque de piedra, el cual manifiesta la unión de las razas y la responsabilidad del pueblo. 



Sobre la base se alzan dos manos izquierdas dirigidas al cielo, en posición de estar liberando una paloma, que simboliza la paz y la libertad. Este último detalle no se concretizó y fue sustituido por una rosa blanca natural.




MONUMENTO A SIMON BOLIVAR


El primer homenaje rendido al Libertador Simón Bolívar en la ciudad de Guatemala fue la nominación de la antigua Calle Real del Guarda Viejo de “Avenida Simón Bolívar” a través del Decreto No. 1104 de fecha 8 de diciembre de 1930 durante el gobierno del presidente Lázaro Chacón para conmemorar el primer centenario de su muerte.



La segunda ocasión en que fue distinguida la personalidad de esta figura histórica fue con la colocación de un monumento entre las 19 y 20 calles de la zona 1, el domingo 8 de marzo de 1959, previo a los actos de inauguración con motivo del término de la construcción del puente de El Trébol, ubicado entre la intersección de la Avenida Bolívar y la Carretera Interamericana.

Ese mismo día también se inauguró el complejo de viviendas tipo mínimo de la colonia “Miles Rock”, zona 12. Este monumento constaba de una figura en busto en bronce sobre un bloque de mármol verde. Posteriormente fue reubicado en la Avenida de Las Américas en el lugar donde actualmente se encuentra la Plaza Costa Rica.


El acto de develación del busto de Simón Bolívar que esta cubierto con la bandera nacional, le cupo al embajador de la República de Venezuela, Rafael Virgilio Vivas y a continuación, el doctor Alfredo Carrillo Ramírez, hizo el elogio de la máxima figura de América, imprimiéndole a su pieza oratoria toda la fe bolivariana de los guatemaltecos.
El tercer homenaje realizado a este personaje fue cuando en 1966 fue inaugurada la Plaza Bolívar entre la 4ª y 5ª avenidas y 18 y 19 calles de la zona, actualmente constituye el complejo del comercio industrial “Plaza El Amate”.


Asimismo, el 14 de abril de 1959, en el marco del día de Las Américas, se anunció la colocación de la primera piedra de lo que, en un futuro próximo, iba a ser el monumento a “Las Américas” atrás del Obelisco en la Avenida de Las Américas, zona 14.
Sin embargo, esta obra solo se hizo realidad hasta el 30 de abril de 1990, cuando, finalmente, fue creada la Plaza Bolívar y en su centro colocada una figura ecuestre, donada por el pueblo de Venezuela al de Guatemala e inaugurada con solemne ceremonia presidida por el vicepresidente de la República, licenciado Roberto Carpio Nicole, así como por otras autoridades civiles y militares. Sustituyéndose así, el antiguo busto de 1959 y concretándose el cuarto homenaje al Libertador Simón Bolívar.


Monumento ecuestre que muestra al general venezolano montado en su cabalgadura que avanza a galope moderado. El personaje sostiene las bridas con su mano izquierda, y viste uniforme militar con capa. En la empuñadura de su espada están grabadas las letras “SB”.

La plaza se inauguró en 1990. Cuenta con piso de granito, ocho bancas del mismo material y siete astas. El pedestal está recubierto de mármol verde y tiene en aplicaciones de bronce tres inscripciones”. 





MONUMENTO A EFRAIN RECINOS


Como parte de los festejos del 33 aniversario de creación del Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias y con motivo del 83 cumpleaños del artista plástico guatemalteco Efraín Recinos, constructor de este recinto del arte, la Fraternidad Quetzalteca, la Fundación Mario Monteforte Toledo y la Asociación Cultural Efraín Recinos han preparado un homenaje al artista por su aporte y legado a la cultura nacional, el cual consiste en la develación de una escultura de tamaño natural de Recinos.



Esta obra fue esculpida por el artista guatemalteco Edgar Guzmán Schwartz, el más joven escultor de la generación de artistas plásticos como Dagoberto Vásquez, Zipacná de León, Efraín Recinos y Marco Antonio Quiroay quien reside en México desde hace 31 años. La estatua fue colocada el 15 de mayo de 2011 frente a la Gran Sala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias del Teatro Nacional en un sitio elegido personalmente por el maestro Recinos desde donde su mirada abarca toda su obra.


La pieza escultórica comenzó a tallarse en noviembre de 2010 y fue hecha en bronce reciclado, utilizándose 550 libras de este material para concluirla. En la mano izquierda destaca el hecho de tener asida a uno de sus personajes emblemáticos, la Guatemalita, una fémina con cuerpo del mapa del país y que se ha convertido en el sello y símbolo artístico de Recinos y de la nacionalidad guatemalteca en general.





RELOJ DE FLORES



El Reloj de Flores es un reloj jardinizado que se localiza al inicio del Aeropuerto Internacional La Aurora en el entronque del Boulevard Liberación y la 7a. avenida de la zona 9 de la ciudad de Guatemala (14°35′45.76″N 90°31′18.3″O). 



Posee una maquinaria francesa Lamy & Lacroix originaria del siglo XIX. Fue inaugurado en el año 1965 por el entonces alcalde Francisco Montenegro Sierra y su mantenimiento está a cargo de la Municipalidad de Guatemala y descripto en ese momento por la prensa local como “un jardín que da la hora” y “una obra maestra de la relojería moderna”. 




Mediante flores de diversos colores se dibuja la carátula de un reloj y, sobre ella, se mueven tres agujas marcando las horas, minutos y segundos. 


Se trata de un espacio verde muy llamativo que atrae al turismo de la ciudad y está bordeado por una fuente que tiene el detalle adicional de que no solamente pueden verlo durante el día quienes por allí circulen a pie o en automóvil sino que además es visible para los viajeros de los aviones que aterrizan el Aeropuerto Internacional La Aurora. 


En las cercanías del Reloj existen restos de lo que fue el Acueducto aéreo construido durante el dominio español, que atravesaba la ciudad de Guatemala para llevar agua a sus pobladores. Construido en 1964, en la intersección de la 7ª. Av. y bulevar Liberación, el Reloj de Flores tiene ya más cuatro décadas de adornar y ser testigo del crecimiento de la urbe. 


 Con el paso del tiempo, esta obra de arte de la relojería guatemalteca ha experimentado daños en su maquinaria y entorno. Construido durante la gestión municipal de Francisco Montenegro, en la década de 1960, el Reloj de Flores fue descrito como “un jardín que da la hora” y “una obra maestra de la relojería moderna” por la prensa local, que destacó la obra como un orgullo para el gobierno edil. 


 Constituye la carátula de un reloj formada por flores. Tiene cierta inclinación hacia el norte. 


Sobre la carátula del reloj, tres agujas marcan los segundos, los minutos y las horas. El Reloj de Flores constituye un espacio verde muy llamativo en la ciudad pues crecen, cultivadas con gran cuidado, diversas plantas de tipo bandera de colores rojo y amarillo y está bordeado por una fuente. 



MONUMENTO A LA FUERZA AEREA


 Se encuentra ubicado sobre la 15 avenida de la zona 13.

Mantiene  en exposición al helicóptero H19, este modelo clásico ha permaneció en la línea de vuelo de Fuerza Aérea de Guatemala.


Este modelo de helicópteros H19  fue construido a finales de los años 40 con el objetivo principal de transportar  6 camillas o bien a 10 hombres. 


Fue utilizado en 1950 como enlace trasladando refuerzos,  evacuando heridos y rescatando pilotos derribados  en la guerra de Corea.  

También es el primer helicóptero en atravesar el Atlántico en 1952.


En el sector u también se pueden  encontrar otras aeronaves clásicas como la  A37 y un helicóptero Mustang, ambos se encuentran fuera de la línea de vuelo.



JUGADOR DE PELOTA MAYA


 El edificio del Banco 
Industrial, uno de los más hermosos de la arquitectura 
guatemalteca, que luce en la plazoleta de ingreso una 
escultura de reminiscencia maya: El Jugador de Pelota, fabricado en bronce, de 
Rodolfo Galeotti Torres, eminente artista guatemalteco.



CANTO AL SUDOR


También de Galeotti Torres.  Que fue adquirida por la Universidad Popular. 

De marcado estilo Art Decó.






MONUMENTO A LA MARIMBA, XELA


El monumento a la marimba es una obra de grandes calidades artísticas, creada por supuesto por el maestro Rodolfo Galeotti Torres como un homenaje al instrumento nacional de Guatemala, los autores de la música interpretada en ella, a los virtuosos marimbistas y en general, a este instrumento tan emblemático de nuestra cultura.



El monumento se ubica en la entrada a Quetzaltenango, al comenzar la cuesta blanca.





Fuente:
http://cultura.muniguate.com

3 comentarios:

  1. MUY BONITAS FOTOS DE GUATE, MUCHAS COSAS QUE UNO NI IMAGINABA Q HUBIERAN EXISTIDO EN GUATE, GRACIAS X MOSTRAR OTRA CARA DE GUATEMALA.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la valiosa información que comparten en este blog.

    Att. María José y Nikolle.

    ResponderEliminar
  3. Falta el monumento en honor a la madre de Jocotenango Sacatepequez "Transito Golón"

    ResponderEliminar