lunes, 26 de septiembre de 2011

LOS TERREMOTOS DE GUATEMALA 1917-1918






ARTURO TARACENA FLORES

Guatemalteco que nació en 1887 y falleció en 1970. 

Se distinguió no sólo como probo ciudadano, sino por su larga y paciente labor en el campo de la bibliografía nacional. A inicios del siglo XX, se constituyó como un reconocido estudioso al que guatemaltecos y extranjeros acudían para documentarse en su biblioteca y archivo personales.

En dos oportunidades prestó relevantes servicios al Gobierno de la República: en la controversia sobre límites entre Honduras y Guatemala y cuando la Cancillería guatemalteca inició, durante el mandato del General Jorge Ubico, nueva reclamación para reivindicar el territorio de Belice, ante la resistencia de la Gran Bretaña para hallar equitativa solución al problema secular. 

En ambos casos no sólo dio asesoría como historiador, sino ofreció para su estudio, valiosos libros, documentos, así como información sobre otros. 

Poseía una colección muy completa de fotografías antiguas de la ciudad de Guatemala, anteriories y posterioires a los terremotos de 1917-1918, las cuales fueron exhibidas en dos exposiciones retrospectivas: "Guatemala de ayer", en 1968, con ocasión del cincuentenario de la destrucción de la capital. 

En 1970 publicó, editado por la Tipografía Nacional, un álbum conmemorativo, "Los terremotos de Guatemala", en el que incluyó dichas fotografías, sin duda, la mejor historia gráfica que se conoce de la catástrofe. 

Notable filatelista, de pretigio internacional, por lo cual se le designó miembro honorario de la Sociedad Filatélica de Nueva York (Estados Unidos), así como del Instituto de Filatelistas Internacionales. Su colección de marcas de estafetas, empleadas antes de la introudcción del sello postal en Guatemala en 1870, era única. 

Entre las distinciones que recibió, además de las anteriores, se encuentra  la de "Emeritissimum", otorgada por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala; la de miembro activo y posteriormente honorario, de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala; miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia de Madrid; de las de Honduras, Costa Rica y México. 

Condecorado con la Orden del Quetzal, en el grado de Gran Oficial (9 de junio de 1970); con el Botón de Oro, de la Sociedad Filatélica de Guatemala; con medalla de oro de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, en reconocimiento a su meritísima obra recopiladora. 

Se dio su nombre a una de las salas del Museo Histórico de la Casa de la Cultura de Quetzaltenango. El Museo del Libro, de Antigua Guatemala, se inauguró con más de la mitad de impresos antiguos donados por él. 

Su nombre se halla entre los de miembros fundadores y contribuyentes del Instituto de Antropología e Historia de Guatemala. Inhumado en el Cementerio General. 




LOS TERREMOTOS DE 1917-1918












En 1917-1918 ocurre el primer terremoto fuerte del siglo XX. En realidad fue una seguidilla de sismos, cuatro de ellos fuertes y en definitiva destructivos. 





Se registró el primero el 17 de Noviembre de 1917. El 25 de diciembre de 1917, poco después de las 10:00 pm empiezan movimientos que empiezan a destruir la capital; se calma al amanecer. 

El segundo importante ocurre el 29 de Diciembre. El 3 de enero ocurre el tercero más fuerte y el último ocurre el 24 de enero de 1918. 





Un mes de sismos que destruyen al país. 

 El 27 de noviembre de 1917 se hizo sentir un fuerte evento en las proximidades de la capital, para ser exactos, sus más fuertes efectos se sintieron en el municipio de Villa Nueva, equivocadamente la población lo consideró parte de la actividad del volcán de Pacaya, que se encuentra próximo a esa población. 





Al parecer, un período de actividad del volcán sucedió en esas fechas. Según información de los diarios de la época, la actividad  continuó  en los días subsiguientes; hasta que el día 26 de diciembre a las 05:21:00 hrs. una gran liberación de energía tuvo lugar y destruyó en gran parte el centro de la capital y las proximidades. 

A esta le sucedió otra, un posible post-evento (aftershock, continuación de la liberación de la energía), a las 06:18:00.  





A pesar de la destrucción del edificio ocupado por el principal diario que en ese entonces existía ( diario de Centro América), para principios de 1918 se pudo recuperar un poco de información, la cual  reporta el fenómeno con la misma intensidad en los alrededores a la capital (50 Km. por lo menos), lo que  da como parámetro importante la superficie del evento. 

Se reportaron más de 250 personas muertas. El lógico pensar que posterior a estos dos sismos, tuvieron que darse una serie de microsismos para compensar el desplazamiento interno del terremoto ocurrido. 



 El 4 de enero de 1918, a las 04:30.10 y 04:32.25 hrs., dos nuevas sacudidas estremecieron a la ciudad. El final de la fuerte actividad lo marcó el 24 de enero aproximadamente a las 07:30 hrs. 

Este último reportó bastantes daños. 

El 11 de enero de 1918 se hizo presente T. C. Morris, asistente en los trabajos de infraestructura en la zona del Canal de Panamá, quien obedeciendo órdenes superiores realizó un informe de lo observado . De acuerdo a Morris, en su informe del 27 de febrero, la actividad catalogada,  hasta ese entonces, de 9 grados de intensidad en la antigua escala de Rossi-Forel, fué definida por él en 5 grados en la misma escala, lo que implica 6 grados en la escala actual, aproximadamente (escala MM). 

No se tiene la localización exacta del hipocentro. 





 El terremoto de 1917 destruyó considerablemente la ciudad lo que marcó una nueva etapa de crecimiento y desarrollo. Esto no hizo que la geometría y configuración de la ciudad variaran, sin embargo, se reconstruyó la ciudad sobre los cimientos de lo que se destruyó, lo que afectó el patrón de desarrollo. 

 De igual manera, se perdió la característica de “ciudad moderna“, porque muchos de sus edificios quedaron en el olvido, como por ejemplo El Portal del Señor y El Templo de Minerva. 

 Debido a que el terremoto golpeó fuertemente la ciudad, la mayoría de la gente de clase alta emigró hacia los suburbios de la ciudad que ahora estaban localizados a los lados de la Avenida de la Reforma. 

Una de las consecuencias más grandes del terremoto fue el acelerado crecimiento hacia el sur de la ciudad.

Las viviendas se vieron afectadas en todos los sectores de la ciudad, tanto las nuevas mansiones en los suburbios,  como las tradicionales casas céntricas. El desplazamiento de las personas, implicó que en el centro de la ciudad, las que una vez fueron sus viviendas, ahora fueran utilizadas como comercios. 

 Es en este momento donde se rompió el esquema de localización alrededor de la plaza central, que se venía utilizando desde la época de la Colonia. 

 Se localizarón alrededor de la plaza los edificios con funciones político – administrativas y seguido se encontraba el comercio. 

El terremoto de 1917 tuvo como consecuencia a nivel urbano varios aspectos: en la construcción, se regresó a la elaboración de edificios de un nivel;  tanto en las viviendas como los edificios se utilizó como en material de construcción el bajareque; la lámina de zinc sustituyó a la teja de barro; el tranvía se sustituyó por un sistema de buses más funcional lo que hizo que se lograran integrar barrios en la periferia; la destrucción del centro provocó que la clase alta de la ciudad migrara hacia el sur de la ciudad y las clases más bajas buscaran refugio creando asentamientos espontáneos y ocupando terrenos baldíos al este y oeste de la ciudad. 





La clase baja, aún seguía viviendo en los lejanos suburbios. Sus construcciones eran muy pobres, utilizaban materiales de desecho y sus residencias únicamente tenían los espacios mínimos para poder vivir. Los inmigrantes que formaron esta clase, se establecieron en los peores barrios de la Ciudad, que fueron relativamente nuevos, como por ejemplo ¨ El Gallito¨ , donde no existía ninguna organización urbana. 

Este barrio surgió después del terremoto. 

Las personas viviendo en los suburbios contrataron a arquitectos y a empresas dedicadas a la construcción para que utilizaran nuevas tecnologías constructivas y materiales resistentes a sismos, para que de esta forma, sus edificios y residencias estuvieran sujetadas por una confiable y sólida estructura. 

Algunos de los materiales que se utilizaron fueron: el ladrillo de barro cocido, el cemento, la lámina de zinc, el acero y el concreto reforzado. El patrón utilizado para las nuevas residencias, construidas principalmente  en la zona 10, eran de tipo chalet. La ciudad de Guatemala importó este patrón del extranjero,especialmente de Estados Unidos, Canadá y Alemania,  donde ya se estaba dando los conocidos suburbios. 

La clase media utilizó dos tendencias en cuanto a la construcción residencial: La primera tendencia fue la de imitar los elementos arquitectónicos y estilos del extranjero que ya estaban utilizando la clase privilegiada y por el otro lado se tuvieron que conformar en vivir en las viviendas dejadas anteriormente por la clase alta.

Después del terremoto, algunas personas dejaron sus residencias permanentes del centro para reconstruir las residencias de madera tipo chalet, que antes eran utilizadas como residencias para fines de semana. Estas residencias fueron utilizadas de manera permanente, aunque algunas personas reconstruyeron sus residencias del centro de la ciudad y regresaron a ellas y otro porcentaje de la clase alta permaneció en ellas. 

El terremoto creó una crisis económica que marcó la historia de la Ciudad, ya que ésta quedó en ruinas y este período coincidió con un período de malas cosechas y la baja del precio del café hasta el año 1921. 

El volver a levantar y reconstruir la ciudad fue una obra lenta y difícil pero trajo consigo el auge de las industrias constructoras. 










Avenida del Ferrocarril



1a calle oriente



 Calle del Hospital


 Callejón del Manchén



 Décima calle poniente



 16 calle poniente y 5a avenida sur



 16 calle poniente



 12 calle oriente




 9a avenida  norte y 4a calle



 9a calle oriente



 9a calle y 9a avenida



1a avenida sur



 5a avenida norte



 5a avenida sur entre 14 y 15 calles



 5a avenida y 15 calle



 5a calle poniente



 2a avenida norte




 sexta avenida entre 17 y 18 calles



 6a avenida norte



 6a avenida y 16 calle



3a calle oriente









 Casa particular, 4a avenida y 18 calle






Casa Peláez



 Casa de la Familia Barnoya






 Casa de Manuel Zebadúa







 Chalet, Avenida La Reforma






 Chalet Camacho






 Chalet del Ingeniero Claudio Urrutia






 Chalet de Emilio Bauer






 Chalet en la avenida del Hipódromo






 Chalet del Doctor Juan J. Ortega



 Chalet Villa Ernestina






 Chalet Villa Luisa



Villa Margarita





 Almacén El Cazador




 Almacén Fahsen



 Almacén Quan Long



 Almacén Castañeda Hnos.



 Banco Americano



 Banco Colombiano



Banco Internacional



 Club Alemán



 Colegio Americano



 Edificio El Fénix



 Fábrica de velas Azurdia



 Farmacia Martínez



 Hospital Americao






 Hotel Bar






 Hotel Colón



 Hotel España



 Hotel Imperial



 Hotel París



 Joyería La Perla



 Oficinas Nottebohn Hnos.



 Restaurante El Gambrinus



Teatro Olimpia






















Acueducto de Pinula



 Aduana central



Asilo estrada Cabrera 






Ayuntamiento



 Castillo de San José



 Comandancia de Armas




Dirección General de  Correos






 Dirección General de Cuentas



 Empresa de Teléfonos Nacionales



 Empresa Eléctrica



 Escuela 21 de noviembre



 Escuela de Derecho



 Escuela de Medicina




 Escuela de Indígenas



 Escuela Práctica para Varones



 Escuela Práctica para Señoritas



 Estación  Central del Ferrocarril



 Fuente de Neptuno



 Hospital General








Colegio San José de Los Infantes 





 Instituto Nacional de Vacuna



 Instituto Normal para Varones




Manicomio



 Mercado Central








Ministerio de Fomento



 Monumento a Miguel García Grandos








 Palacio Presidencial







 Palacio Real






 Penitenciaría Central





 Plaza de Toros



 Escuela Militar





 Portal del Comercio





 Palacio de La Reforma








 Teatro Colón







Legación de Alemania
Casa del embajador de Alemania



Legación de Estados Unidos




Legación de Inglaterra






Legación de México






Legación de Noruega





Cementerio General



















Beatas de Belén




Iglesia y Convento de Belén



Candelaria




Capilla Evangélica




San Miguel de Capuchinas




Catedral Metropolitana












Ermita del Cerrito del Carmen






La Concepción







El Carmen



La Merced







Parroquia Vieja



La Recolección





San Francisco









San José




San Sebastiàn




Santa Catarina







Santa Clara





Beaterio de Santa Rosa



Santa Teresa






Santo Domingo




Santuario de  Guadalupe
















Templo Masònico










Campamento Americano




 Campamento Castillo de San José



 Campamento Llano de Gerona



 Campamento Parque La Concordia



 Campamento Parque Central







Campamento Teatro Colón







2 comentarios:

  1. luis Carlos Valls Solares26 de enero de 2012, 22:41

    Excelente trabajo. Hay algunas fotos que no había visto nunca. La de la fachada de La Recolección es impresionante. Siempre me interesó este tema pues mi abuelo vivió esos terremotos a sus 17 años y me contó infinidad de historias y anecdotas acerca de ello.

    ResponderEliminar
  2. Brandon Josué Cóbar Díaz20 de mayo de 2013, 10:35

    q horrible esa cosa y pensar q fueron muchos yo con el poquito q se sintió aquí en escuntla con el terremoto de 2012 y sólo fueron como 33 segundos mintras q eso fue en dia y noche y en 2012 fue solo de dia que miedo :(

    ResponderEliminar